Todos los seres humanos tenemos dos aspectos que mostrar al mundo: la cara amable,
con todas las cualidades y fortalezas que hemos desarrollado, y el aspecto negativo, con todos nuestros defectos, fallas de carácter, e innumerables carencias.
A esto habría que añadir que cuando la parte positiva está muy desarrollada, por lo regular también la sombra es muy poderosa. La ciencia de la felicidad consiste en saber alinearse para poder obtener lo mejor que cada ser tiene para dar.
Esto se logra solamente cuando somos capaces de mantener nuestro enfoque en su lado positivo.
Cuando ocurre lo contrario, entonces creamos la correspondencia exacta para que esa persona descargue en nosotros su negatividad.
Todo depende del lente que uses, porque es tu enfoque el que crea las correspondencias.

Anuncios