Esta poesía me fue dedicada por mi querida amiga Lara
 

Llegaste a mí…

     Llegaste a mí…

cuando la vida nada me ofrecía
solo un duro sabor del amor,
y de un dolor deseperado
hecho cenizas y tinieblas.

Pero llega tu voz en la noche
y sube cálida por mi cuerpo
con el ritmo suave
de quien a solas se sabe…
pero siente muy dentro
que el corazón se desborda…..

Nada hay ya sin tí…
ni un sueño en mi noche,
sólo una sombra que se destroza
incierta…en humedades y tinieblas
y engañosas palabras destruídas…
sólo queda el temor de ver una lágrima…

Mas mi mundo renace al encontrarte…
hay de nuevo en el aire,
la tersa calidez de tu aliento
brota cual aroma suave, como espuma.

Mi corazón sín tí, no tiene forma
ni és un círculo con su tristeza,
pero si hay fuego…
y un grito que florece entre mis labios
que vuelve a ser al fín,
un sencillo reflejo de tu cuerpo.

Olas de luz… de tu voz…
de tu aliento y tu mirada
 en la dolida playa de mi cuerpo…
olas que en mí, desnudan como alas
hechas rumor de espuma…
oscuridad, aroma tierna…
                Cuando al sentirme junto a tí desnuda…

                  se ilumina la forma de mi cuerpo
              mi mar inmenso eres…
          y entre tu sal oscura
          hay un mundo de luz
            que amanece para mí.
 

 
 
 

Para tí, mi querida Marta.
 
 
Anuncios