Sos como un ave que encontró en mí su nido,
que se acurruca en busca de cariño
y me cobija cuando necesito ese amor
que sólo tú puedes darme.
 
Descubriste sin hablar
lo que había en mí, eso que no muestro,
sacaste la mujer que se renueva por tu amor día a día
que vibra con tu ser a tu lado…
 
Que le enternecen tus mensajes
sobre el ordenador al levantarme,
o las flores, sin día especial, que me dejas para alegrarme
y mostrar más allá de las palabras: tu amor.
 
Era un ave de paso hasta conocerte…
No creía en amores eternos, duraderos…
Y aquí estoy hoy, sin más y sin verguenza,
confesando que estoy atrapada en las redes de tu amor
y allí estoy feliz, pues sigo siendo libre paradógicamente.
 
Esas son las locuras del amor que
la razón jamás comprenderá, amor…
 
Gracias por lo que tu alma hizo al tocar la mía
hace años, un día como cualquiera,
donde se movieron hilos intangibles
para ese encuentro que hoy es mi alegría…
 
Tuya
 
 
Anuncios