Sí, eres mío hasta el fin,
alimentas mi excitación
con tu ternura y pasión;
te pienso a toda hora
y mi mente siempre añora,
el momento del encuentro
donde soy siempre toda tuya
y tu, todo mío.
 
No puedo dejar de desearte,
en sueños entro a tu cuarto
a amarte con dulzura y desesperación,
hechizando tus sentidos
para que seas mío, sólo mío.
 
Me llevas al éxtasis total
con esa forma única de amar,
de mil maneras me haces entrar
en un trance orgásmico,
y así siempre te quiero tener
como un amante fiel
que se funde en mi piel
y no me deja despertar,
de este sueño frugal
que me hace tanto bien.