Quiero que tus dedos sean sobre mi piel como la lluvia
y que la humedad que recorra mi cuerpo
sea como la de un océano nacido de tu lengua.
 
Quiero morir en el mar de los labios
y deshacerme en los rincones de tus esquinas
donde el viento sopla atrevido
las sílabas que esconden tu sexo.
 
Quiero bañarme en el vapor que exhala tu cuerpo
cuando devoras con tus labios,
y quiero de tus entrañas la pasión
que condensa las gotas de sudor que recorren mi cuerpo.
 
Quiero resbalarme de tu cuerpo humedecido
y que me persigas con un abrazo
que no me deje escapar de tu dominio.
 
Quiero que me quemen las yemas de tus dedos
quedando tus huellas impresas
en los rincones que fueron de tus caricias
y en las esquinas que poseyeras.
 
Quiero sentir el fuego de tus manos sobre mi piel.
Quiero quemarme, y deshacerme,
convertirme en las ascuas de tu capricho.
Quiero palpitar nerviosa como lo hace el torrente en invierno.
 
Quiero olvidar mi nombre y que me olvides
para saborearte más dulcemente, cuando regreses a buscarme.
Quiero que me tortures con la brutalidad del amante rabioso.
Quiero desaparecer de tanto que me aprietes.
 
Quiero convertirme llorando en el mar de lluvias
que suena retumbando en tu corazón
cuando lo siento sobre mi espalda palpitando…
 
 
 
Anuncios