Perdoné errores casi imperdonables.
Traté de sustituir personas insustituibles y olvidar a otras inolvidables.
Hice cosas por impulsos y me decepcioné con personas con las que nunca pensé decepcionarme, más también decepcioné a alguien.
Abracé para proteger, me reí cuando no podía e hice amigos para siempre.
Amé y fuí amada pero también fuí rechazada. Y, otras veces, no supe amar.
Grité y salté de tanta felicidad. Viví el amor e hice juramentos eternos. Pero también rechacé muchas veces.
Lloré escuchando música y viendo fotos. Llamé sólo para escuchar una voz y me enamoré por una sonrisa. Pensé que iba a morir de tanta nostalgia y tuve miedo de perder a alguien especial ( y terminé perdiéndolo ). ¡ Pero sobreviví ! ¡ Y todavía vivo !.
No paso por la vida y vos tampoco deberías sólo pasar: ¡ Viví !.
Bueno es ir a la lucha con determinación, abrazar la vida y vivirla con pasión. Perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo pertenece a quien se atreve.
LA VIDA ES MUCHO para ser insignificante.