Aunque los océanos y los continentes nos separen, nadie puede separar nuestra amistad, este vínculo tan fuerte que nació cuando estuve en tu país.Somos de distintas naciones y razas, no de distintos sentimientos. Me aceptaste sin conocerme. El tiempo creció nuestra amistad. Me consolaste cuando estuve triste. Me acompañaste en situaciones difíciles. Compartimos risas y llantos. Cuando estuve a punto de caer, me sustentaste. Amigo, aunque lejos, te llevo siempre en mi mente y corazón. Siempre estarás presente. Muy pronto inesperadamente, nos encontraremos otra vez. Amigo,
 amigo mío del corazón.